Una vida y nada más
 

24.10.05

La transgresión etílica

Al seguir la fórmula de Georges Bataille según la cual “el erotismo es la aprobación de la vida hasta en la muerte”, no resulta difícil considerar que el alcoholismo es una forma desplegada de erotismo, y que la transgresión por el consumo de alcohol, es una relación que conlleva un sentido mortal. Esta afirmación se presenta más contundente, sobretodo, si tomamos en cuenta que dicha fórmula es pensada a partir de una premisa que Bataille atribuye al Marqués de Sade. Esa premisa asegura que: “No hay mejor medio para familiarizarse con la muerte que aliarla a una idea libertina”. Esta premisa revela un principio transgresor que está implicado en el erotismo, un principio que puede ser experimentado por medio de la compulsión alcohólica. Por dicha razón, beber alcohol no es sólo un acto movido por la pasión, sino también es una expresión de la libertad que cada individuo tiene respecto a su erotismo, precisamente, para procurarse un placer socialmente aceptado. Sin embargo, beber alcohol se trastorna también en un exceso libertino respecto a esta expresión de derecho, y sin duda ese es su vínculo de muerte.

Podemos contemplar la idea de que todo el mundo tiene derecho a beber una copa, y podemos observar que cada quien puede beber alcohol felizmente conforme su deseo hasta la embriaguez. Este derecho es legítimo y socialmente aceptado, sin embargo, su idea no deja de sernos engañosa. Si cada quien tiene el derecho a beber conforme a su deseo y bajo su responsabilidad ¿acaso la libertad en la que dicho derecho se fundamenta, no es una trampa histórica insospechada, ya que el hecho de beber libremente conforme al deseo, implica la imposibilidad misma de saciar nuestro erotismo? ¿No será que, tarde o temprano, esa imposibilidad también hace imposible ejercer la susodicha libertad, sobretodo, en su cabal responsabilidad? Tal parece que la libertad de beber alcohol conforme al deseo es una meta infranqueable que pone a prueba la responsabilidad civil en cada ocasión de su consumo. Más que un aliciente por el cual el cuerpo es libre de desplegar las revelaciones singulares de su erotismo, dicha libertad surge más como una realidad de socialización que no deja de fundamentar la prohibición de su exceso. En este sentido, no es que el consumo de alcohol sea un acto legal por lo inocuo o inofensivo de su efecto embriagante –nada más alejado de ello-, sino que es un acto legal por el cual el alcohol resulta ser una sustancia socialmente deseable, o mejor aún, deseablemente social. Ante la colectividad, la libertad de beber alcohol parece ser una exigencia necesaria e irreversible de socialización histórica.

De tal forma, beber alcohol es un derecho que cada quien tiene: corresponde a una práctica social permitida y regulada “culturalmente” por el Estado. No obstante, hay que incluir la paradoja de que la prohibición a excederse, no es en sí una prohibición demarcada y promulgada abiertamente por el Estado. Por el contrario, la prohibición a excederse es una prohibición moralmente sugerida o susurrada, una prohibición implícita con la cual el propio Estado hace resonar la civilidad cultural de nuestro cuerpo. La obsolescencia de la prohibición surge por la propia embriaguez que despliega el cuerpo social. Sin embargo, esta embriaguez revolucionaria es calibrada por la prohibición, sobretodo, a partir los límites incorporados que nos constituyen como ciudadanos. Esto significa que la prohibición a excederse cobra su fuerza a partir de la sensibilidad con la cual construimos el mundo social en el que vivimos. Así pues, en el efecto de su embriaguez, el cuerpo de quien bebe una copa experimenta los límites que definen el acto de consumir alcohol. Es por ello que la prohibición de su exceso está inherentemente determinada a partir de la tolerancia que el cuerpo social y/o individual conquista. Con la tolerancia que el cuerpo tiene al consumo de alcohol se hace irrebatible su práctica, mas nadie puede gozar de tolerancia absoluta: no existe nadie que al beber alcohol no se embriague ni un ápice: no hay nadie cuya tolerancia mantenga a su ser en una presumible sobriedad.

De tal modo, el Estado no tiene la necesidad de prohibir abierta y públicamente el consumo de alcohol, ya que el cuerpo de ser alcohólico en sí demarca con puntualidad la intensidad fisiológica de su exceso. El Estado sólo hace de éste límite biológico un fetiche cultural. Esto significa que el Estado “permite” a la sociedad consumir alcohol, sabiendo de antemano que la interdicción fisiológica que dicho consumo implica, resultará efectiva allí donde se le practique excesivamente. Por demás, esta interdicción será efectiva en los rincones más recónditos de la intimidad corporal del ser alcohólico: será efectiva en los albores de su erotismo. La interdicción será efectiva justo donde la normalización común a su práctica se torne en un placer personal, esto es, se torne en un placer capaz de desflorar las posibilidades que arraigan su transgresión. Es ahí donde el Estado censura la relación mortal que la embriaguez despliega en la experiencia erótica. Por lo dicho, el Estado hace pasar esa relación como el privilegio de una libertad que se disipa al ejercerse, ya que sin más se desvanece conforme sobreviene el destape corporal de la ebriedad. En realidad, el Estado no deja de significar esa libertad como una imposición desapercibida que el ser alcohólico ejecuta en su nombre: la transgresión etílica es preescrita entonces por la indiferencia que representa la prohibición de beber en exceso.

La normalización de la práctica del consumo de alcohol señala que la sociedad ha dejado de tener conciencia de la indiferencia y de la imposición que la transgresión etílica significa en el erotismo. Quien goza por la transgresión etílica, no cae en la cuenta de que beber alcohol con libertad es una permisión que conviene al Estado: lo que representa esa libertad se funda entonces por una prohibición silenciosa que oculta el hecho de que esa libertad civil en realidad es una libertad de muerte. En ese sentido, el ser alcohólico ignora que el goce que siente al beber alcohol, es un goce procurado por la ruptura que encuentra en la transgresión etílica. Resulta que la experiencia interna que procura la transgresión etílica, es capaz de prorrumpir la realidad objetiva del ser alcohólico. Esta “realidad objetiva” no sólo remite a los atributos que dicho ser tiene como individuo social, no sólo remite a la posición y al status que le otorgan un lugar en la estructura de la sociedad, sino que también remite a las relaciones significativas que tiene como personaje político interactuante.

En otras palabras, dada la experiencia interna que procura la transgresión etílica, el ser alcohólico establece un rompimiento vivo con los sentimientos de angustia o de dolor que limitan la toma de conciencia que tiende a significar el movimiento de su erotismo. Sin embargo, este descubrimiento no le permite caer en la cuenta de que ese rompimiento no sólo es un quebrantamiento con la historia y con la representación “objetiva” que tiene de la sociedad, sino que también es un quebrantamiento “objetivo” con su propia historia y con la representación social que tiene de sí. De esta manera, el ser alcohólico experimenta la irrupción de una violencia primigenia, la cual hace estallar las investiduras que lo protegen de las contradicciones significativas de la vida social. De ello se sigue que, si su descubrimiento corporal ha excedido los límites de la razón, es porque el ser alcohólico ha transgredido el mundo simbólico de las disposiciones y de las leyes estructurales que dan sentido a la normalización social.

En la acción de consumir alcohol, el ser alcohólico no sólo niega la prominencia política de la prohibición implícita en su exceso, sino que reafirma absolutamente el movimiento de su erotismo. El ser alcohólico sabe que esta prohibición se opone a su sensibilidad, mas no a su inteligencia. Para él, la prohibición se torna así en una prohibición irracional respecto a la experiencia de su erotismo. Su intimidad le dice que si es irracional no beber en exceso, entonces lo racional es incrementar los umbrales de su erotismo. La lógica de las emociones encontradas se hace evidente antes y después de la ruptura: representa una acción combinada y contradictoria que resignifica las causas sociales de su compulsión alcohólica. Así pues, el carácter ilógico que representa dicha prohibición, se confirma íntimamente en el cuerpo de ser alcohólico. No es sino ante la experiencia interna que violenta su sensibilidad -y ante los placeres que confluyen en su transgresión-, que la prohibición del mundo racional siempre le resultará contraria al movimiento de su erotismo. Y es que la lógica transgresiva le dicta que dicha prohibición es menos racional que la intimidad de su vitalidad erótica: el ser alcohólico está convencido de que cualquier objeto que despierte su erotismo, no puede ser tan malo, ni debe ser sujeto a ningún tipo de prohibición. Dado el brío impuesto de su erotismo, esta lógica es irrefutable.

Mayo 2002

Etiquetas: ,

Blogger Naxos.. Anonymous Noema*..

2 Intraversiones:
View blog reactions

Intraversión at 9/21/2007 08:25:00 p.m. by Blogger Naxos
[A continuación incluyo los comentarios importados directamente del post original de Filum]:

17 Unfolded Experiences:

Trini discurre:

Se ve que has estudiado a fondo el "problema" del alcoholismo. Se tolera bien a los bebedores sociales y se desprecia a los que beben en solitario y se convierten en alcoholicos cronicos.

No sé, no soy muy bebedora, pero como y ate dije en otro comentario si suelo salir de copas con amigos y cada cual bebe lo que quiere o puede.

Las ilustraciones que has elegido para este Post son bellisimas.

Un abrazo
10/29/2005 07:04:00 AM
C@rpe Diem discurre:

Que maravilla de blog.. te aseguro que voy a estar mucho tiempo por aquí deleitándome.. y que volveré muchas veces ;) un saludo desde Mallorca! y enhorabuena..

azzura
10/29/2005 07:14:00 AM
Azul discurre:

Es siempre un gusto pasarme por aquí, es como un vértigo de cosas especiales que a veces no comprendería sino te leyera...las imagenes de hoy son estupendas. Y espero que pases un buen fin de semana.

Bikos fuertes!!
10/29/2005 09:44:00 AM
NAHIR discurre:

QUERIDO NAXOS, "SOL DE ÈSTA MAÑANA, TE SALUDO PARA DESEARTE UN EXELENTE LUNES LLENOS DE ENERGÌAS CONSTRICTIVAS Y DE MUCHO AMOR PARA DERRAMAR AL MUNDO....NO HE LEÌDO TU POST, LO RECORRÌ Y DETALLES DE IMÀGENES HAS ENLAZADO, PROMETO QUE ÈSTA NOCHE, AL TERMINAR CON MIS PACIENTES, TOMO UN RELAX, T ME INSTRUYO CON TU SABIAS ESCRITURAS....ABRAZOTES A TU CORAZÒN, DE OSO, CON AMOR, Y VAN DESDE EL MÌO.....NAHIR---SILVIA MARIA:)
10/31/2005 05:30:00 AM
Bohemia discurre:

La lectura de tu post me ha hecho recordar una cita que oí en estos días..."Quien no bebe alcohol es que no tiene nada que olvidar, ni penas que ahogar..."
10/31/2005 08:29:00 AM
Laura discurre:

Nuevamente explicando a fondo, has conseguido que comprenda es más creo que ahora miro con otros ojos, todo un logro naxos
gracias por tus visitas
abrazotes
10/31/2005 11:13:00 AM
melytta discurre:

Nunca lo había mirado desde ese punto de vista.
No es un tema que me sea desconocido, ya te digo que la visión de porqué se llega a tal estado y a tal negacióny ruptura con la vida no me la habían nunca planteado desde tu perspectiva. No me deja indiferente.
Bueno, es la primera vez que te visito, me gusta el diseño de tu blog, tu estilo.
Un saludo y gracias por tus palabras. Nos leemos.
10/31/2005 03:01:00 PM
Kuan discurre:

Es un placer leerte. Como ya te dije, aportas una visión muy diferente y enriquecedora.

Un beso

P.D. Tu blog es una obra de arte...
10/31/2005 04:13:00 PM
* discurre:

Una trangresión esta entre la razón y el deseo, pone en suspenso el punto de saber y no saber.Y trata de recurrir una oposición que sobrepasa el aspecto biológico, separando el saber objetivo en la experiencia subjetiva. Aún así ¿Puede ser interpretada como un movimiento progresivo?

También tengo la ligera corazonada de que la transgresión no sería posible sin la prohibición (o más bien así lo entendí). En la premisa que mencionas de Georges Bataille, ¿Puede existir un rompimiento entre todas sus premisas?

Adriano, muchas gracias por todos los comentarios anteriores que me has dejado en post de tu blog, sabes que para mí, siempre es un honor poderte leer =D
10/31/2005 05:21:00 PM
Moni discurre:

Hola hola... me agrada leerte, mil gracias por tus visitas, pero... ya regresé! no puedo estar lejosd e estso lugares, realmente los extrañe!...
Abrazos, pero muuuchos abrazos para ti!... Abrazos de oso de colores!
11/01/2005 12:13:00 AM
pauli discurre:

Hola, me pasé a saludarte. Me gustó y me soprendió un comentario que dejase en mi blog. No sé, jamás pensé en eso que escribiste, quizas deba pensar más a menudo en mi "Habitus".
Un saludete
11/02/2005 03:39:00 PM
Banco de Imágenes Gratuitas discurre:

Apenas tuve la dicha de conocer tu sitio y me ha llamado la atención, lo leeré con calma...

Cuando tengas unos minutos, puedes darte una vueltecita por MI BLOG el cual deseo que te guste aunque sea un poquito.

SALUDOS y regreso...
11/02/2005 07:17:00 PM
NAHIR discurre:

MI QUERIDO NAXOS....sigo....lenta ...llena de pacientes ...pero quiero dejar mi AMOR EN TU POST, hoy està lleno de aire fresco primaveral, y de cantos de pàjaros de mi meditaciòn mañanera en mi patio....respira profundo y sentiràs el aroma a flores y tus ojos veran el bello amanecer que vieron hoy los mios.....CON MI CORAZÒN DEJO MIS ABRAZOS....SILVIA---NAHIR:)
11/03/2005 05:34:00 AM
Jose Alonso discurre:

De acuerdo con trini. Me gusta mucho como recorre el problema del alcoholismo, sin menos estadística, con más referencias vivenciales, literarias y filosóficas. Me gusta la siempre presente relación-tensión entre el alcohol y el erotismo. me gusta mucho la escogencia de las imágenes también.
11/03/2005 09:05:00 AM
NAHIR discurre:

NAXOS, creo que en otro post sobre el alcohol, ya dejè un selo fuerte, el haber convivido mi adolecencia con dos alcoholicos....los cuales han negado siempre serlo....Pero al leer otro post, referido a èste tema...HOY REGRESO A DECIRTE QUE DOY GRACIAS A LA VIDA POR TENER tres hijos""no-alcohòlicos, y mi esposo igual""""....Tremendo pasar para los que asì no estèn......Nahir...ahora con màs tiempito para leerte....ABRAZOS
11/03/2005 10:55:00 AM
enfantterrible discurre:

Increíble -por lo profundo y correcto- tu análisis de la conducta etílica. Es cierto que el Estado y la sociedad actúa activamente en el desarrollo de dicha conducta, y es algo que debe tenerse completamente en cuenta. Ahora bien, ¿se trataría del mismo problema en caso de otra pauta social adictiva como puede ser el fumar? Es evidente que hay puntos de encuentro, pero una diferencia notable, y es que el tabaco (el tabaco vulgar) no proporciona la misma distorsión de los umbrales sensitivos. Mientras que el alcohol es una forma, en general, de ocio, el tabaco es un loop adictivo mucho más mecánico, y que sin embargo entra muchas veces a formar parte de los sentimientos (fumar un cigarrillo para calmarse, o después haber realizado el acto sexual). En ese caso los parametros sociales que rigen la conducta de un fumador son claramente más censuradores, mientras que en el caso del alcohol es completamente al revés. Me gustaría saber tu opinión acerca de esto. =)

Por cierto, excelente elección de imágenes de Vaco y Dioniso, son muy simbólicas, y de lo mejor que queda de la cultura greco-romana, donde ya el vino formaba parte de los rituales sagrados (una forma de unir religión, sociedad y estado, evocando el consumo etílico, reflejo humano en los dioses).

¡Ah, y gracias por ponerme en tus BlogEsquicias! Yo te agregaré a las mías igual.

Un abrazo.
11/03/2005 01:08:00 PM
Naxos discurre:

Queridos amigos, les agradezco su visita y sus comentarios. Es una honor para mi que estén acá y que disfruten de lo expuesto. A los nuevos visitantes, Azurra, Melytta, Pauli, y José Luis, les doy la bienvenida.
Con este post se cierra el ciclo batailliano del erotismo en su versión del alcoholismo, espero que les haya sido de su agrado...
Por lo pronto, como canta ya la alegre costumbre, doy paso a dar respuestas a sus comentarios...
saludos

Trini:
Gracias por estar acá, por leerme y dejar tus huella. En efecto, mucho de lo expuesto en este blog no es muy espontáneo que digamos que es parte de los estudios y de las experiencias que he observado de este tipo problemas. Muchos textos son viejos, pero siento que valen mucho la pena exponerlos...
saludos

Azurra:
Hola, Seas bienvenida a este blog. Gracias por visitarme y por lo que dices de Filum. Ya me he dado la vuelta a tu blog y creo que estaremos seguido en contacto...
A pesar de haber estado en ESpaña hace ya algún tiempo, no conocí Mallorca :(
Quizá en algún futuro...
te mando saludos hasta allá..
:)

Azulinda:
Gracias por venir :D
Gracias por todas las cosas que me dices y por el apoyo. Siempre que me deseas buen fin lo tengo... :P
jaja, te madno bikos suevecitos..
:P

Nahir:
Hola, Siempre iluminas mi blog. Te agradezco infinitamente que estés por acá, que me leas y que veas mis imágenes. Comprendo que muchas veces uno no halle el tiempito para leer a los demás, pero es fabulosos que aún así dejen su huella y que pasen a ver cómo está la cosa. Gracias por lo que tanto y tanto me dices. Y si, es tremenda la cuestión del alcoholismo, por ello me alegro contigo que los seres que amas no tengan tales complicaciones: de todos modos el alcoholismo no es como "algo de alguien", sino que es una complicación que cualquiera puede tener en ciertas circunstancias... Por supuesto, no se lo deseo a nadie..
:)
unodeoso

Bohemia:
Hola, Gracias por visitarme. me encanta la imagen de tu id :)
La cita que nos compartes es interesante, ciertamente al una cuestión curativo-reflexiva en el uso de alcohol...hay una cuestión emocional que el alcohol sirve mucho para desahogar, sea una tristeza, sea una alegría, sea un amor... Personalmente pienso que el efecto de alcohol sólo es un detonador de lo que uno ya trae inserto en el alma...
:P
temandoungransaludo

Laura:
Hola :D
Gracias por visitarme y por estar acá, leyéndome. Gracias por tus palabras. Me anima mucho la idea de saber que promuevo una visión más comprensiva de estos asuntos: ese es mi afán...
temandobeso

Melytta:
Seas bienvenida a este blog. Gracias por visitarme y por comentar. Me alegra que no quedes en la indiferencia, ni ante el problema de alcoholismo, ni ante esta perspectiva antropológica de su erotismo. Gracias por tus palabras al estilo del blog, Filum está hecho con mucho cariño para todos los que lo visitan...
Y si, nos estamos leyendo...
saludos

Kuan:
Hola. Es agradable verte por acá, y leer tus palabras...Gracias por lo dicho, lo mío apenas en un humilde aporte que creo ofrece algo diferente...
:P
temandounabrazo

Joy:
Hola, :D
Te agradezco que estés por acá, me encanta intercambiar pensamientos y reflexiones contigo, creo que es algo valioso todo esto. Estoy contigo en tus apropiaciones, sin duda. Me encanta, por que siempre extraes el núcleo del asunto y lo desdoblas un poco más.
Sin duda la transgresión es una recurrencia que tiende a una progresión, en el caso del alcoholismo, es una progresión mortal. Si lo notas, la trangresión implica una suerte de loop también. Por supuesto, aunque es más o menos escurridiza, la transgresión siempre está en función de la prohibición: no la destruye, sino que simplemente la traspasa y la transita para luego volver a ser atraida por su indiferencia. Y si, en cuanto a lo de la premisa refiere, Bataille explica a partir de ella "la experiencia-interior". Esta experiencia es una grandiosa experiencia en la cual irrumpe una violencia primigena que está en cada uno de nosostros como una especie de magma. Por ello el erotismo de Bataille es también una suerte de tratado de la experiencia-límite....
Y gracias a ti, Joy, por estar por acá y por alimentar todo esto...
:)
saludos

Moni:
Hola hola ;)
Gracias por volver, la verdad es que lamenté llegar a tu blog y encontrar una despedida... Pero qué bien que regresaste!!! Ahora podemos seguir estos intercambios...
Te mando un abrazo de "bienvenida" de nuevo...jaja
:D
saludos

Pauli:
Bienvenida eres a este blog. Gracias por saludar y por estar acá. La verdad es que vi tu blog y estuve merodiándolo un tiempito. Revisé algunoas de tus post -el de la caperucita está inconcluso-. Con ese post que comenté, me animé a escribirte, ya que me di cuenta de que quizá andabas desdeñando algunas cosas que sabes hacer. Pero eso sólo tu cuerpo lo sabe, y acaso tu puedes llegarlo a sospechar. Lo peor es la intermitencia, lo más que te puedo recomendar es que hagas lo que sabes hacer y lo que te gusta, si has de exponerte, hazlo del todo y bien hecho...sin pena: no que quedes con la idea de que algo te detiene, sea lo que sea, sea quien sea...
Siento que estás a un sólo paso de que te asumas en verdad y que logres lo que quieres...
ánimo!!
:P
temandosaludos

José Luis:
Gracias por la visita, y por las palabras que diriges a Filum. Eres bienvenido. Espero tenerte por acá seguida, ya que yo merodiré tu blog (-por cierto que ya ví algo, me llamó la atención la cotización de lo que "vale" tu blog... jaja, está cotorra-)
te mando un abrazo

José Alonso:
Gracias por la recurrencia, y por las palabras. Es agradable saber que lo expuesto guste... Espero mantener ese gusto en ustedes...
Nos leemos pronto...
temandosaludos

Angelgris:
Gracias por venir, por leerme y dejar tus comentarios -con los cuales coincido-. Si bien es cierto que cada tipo de consumo demarca sus pautas, creo que siempre hay cuestiones importantes que las diferencian. Tal vez el tabaquismo no destruya las relaciones sociales o vinculares tanto como el alcoholismo: pero definitivamente es una adicción y es de las más tiránicas. La cuestión es que, es tan desapercibido su consumo, que uno no sabe cuanto consumió: de pronto el cenicero ya está lleno de colillas. Ahí radica lo tiránico del tabaco: y es que uno puede saber más o menos lo que pudo beber, y hasta un gran borracho puede llevar la cuenta de las botellas que ha bebido... pero eso de que en un santiamén se llené el cenicero y prácticamente QUE NO TE DES CUENTA está grave...
¿no crees?
y ello sin mencionar el enfisema y el cáncer
:p
saludos
11/04/2005 11:52:00 AM
Intraversión at 12/31/2007 02:06:00 a.m. by Anonymous Noema*
Curioso que varios lectores acaben por irse del lado psicológico. Trato de entender la inmanencia en cada uno de tus textos, tan sin rupturas. La filosofía me llamó la atención por el rollo de la trascendencia, y cuando te leo siempre es una lucha en mi pensamiento. Me gusta.
Seguiré cerca, saludos.

Home<<<

Publicar un comentario

 
 

 
Copyright © 2005-2012 Inmanencia by Naxos is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 License. Header image: Neal tiled bulged Copyright © Conal Elliott, all rights reserved. Personal non profit usage. Color selection: by Naxos.